1er Ciclo de Conversatorios Rokhianos en Santiago de Chile

La segunda sesión del 1er Ciclo de Conversatorios Rokhianos que se realizará hoy en la Universidad Alberto Hurtado (metro Los Héroes, Almirante Barroso N°10, Sala A-11) . La actividad comienza desde las 19:30 se ruega puntualidad. Estaremos encantados con vuestra presencia. En esta sesión expone Naín Nómez sobre la influencia de Pablo de Rokha en la literatura nacional.

Estas sesiones las organiza la Fundación De Rokha y son auspiciadas por el Programa de Arte y Cultura y el Taller HR.

Enlace del evento en facebook:

https://www.facebook.com/events/334913376946996/

Nos llegan estos anuncios directamente de Chile, por cortesía de Patricia Tagle de Rokha,
Directora Ejecutiva
Fundación de Rokha
Santiago – Chile

Afiche 1

Anuncios

Federico García Lorca: “Sexing Lorca: A conversation”

9 de septiembre, 2016 a las 6:30 pm

Un nuevo evento se llevará a cabo como parte de las charlas abiertas al público en el Graduate Center. El PhD Program in Hispanic and Luso-Brazilian Literatures and Languages presenta una conversación entre dos académicos, el distinguido profesor, Paul Julian Smith y el distinguido profesor Robert Reid-Pharr:

Sexing Lorca:

A conversation between two scholars on the legacy of Federico García Lorca. Robert Reid-Pharr is Distinguished Professor in the English Program of the Graduate Center and author of Archives of Flesh: African America, Spain, and Post-Humanist Critique. Paul Julian Smith is Distinguished Professor in the Hispanic and Luso Brazilian Languages and Literatures Program of the Graduate Center and author of The Theatre of García Lorca: Text, Performance, Psychoanalysis.

Details

WHERE:

The Graduate Center
365 Fifth Avenue

ROOM:

4116: Hisp/Luso Student Lounge

WHEN:

September 09, 2016: 6:30 PM-10:30 PM

CONTACT INFO:

212-817-8410

ADMISSION:

Free

SPONSOR:

HLBLL

federico-garcc3ada-lorca-y-salvador-dalc3ad

Voces de la diáspora dominicana: 13 de mayo, 2015

The City College of New York

138th Street & Convent Avenue

New York, NY 10031

El Departamento de Lenguas y Literaturas Extranjeras

&

El Programa de Maestría en Español

Cordialmente les invita al coloquio

 

Voces de la diáspora dominicana:

lectura y conversatorio

Participantes: Osiris Mosquea, Kianny Antigua, José Acosta

Osiris Mosquea Nació en San Francisco de Macorís, República Dominicana. Tiene una licenciatura en Contabilidad de la (U.A.S.D.). Actualmente, es estudiante de la maestría (MA) en español en City College. Gestora cultural, fundadora de Trazarte Huellas Creativas, coeditora de la revista Trazos y la antología Mujeres de palabras. Sus escritos han sido publicados en revistas, antologías, y periódicos de varios países. Tiene publicado dos libros de poesía: Raga del Tiempo, 2009 y Viandante en Nueva York, 2013.

51Eubu+jnoL._SY344_PJlook-inside-v2,TopRight,1,0_SH20_BO1,204,203,200_

Kianny N. Antigua Nació en San Francisco de Macorís. Egresada de la Universidad Fiorello LaGuardia Community College con un título en Administración de Empresas. Obtiene una licenciatura y una maestría de The City College of New York en 2005 y 2008, respectivamente. Entre sus publicaciones figuran: El canto de la lechuza, Detrás del latido (Alfaguara, 2015), El tragaluz del sótano, 2014, El expreso, 2004. Actualmente trabaja como profesora adjunta en Dartmouth College.

http://www.kiannyantigua.blogspot.com

José Acosta Nació en Santiago de los Caballeros, República Dominicana. Egresado con honores académicos del Instituto Superior de Agricultura de Santiago de los Caballeros, en el área de Agronomía (1983). Con su primer libro Territorios extraños, ganó el Premio Nacional de Poesía en 1993. En 1994 recibió el Premio Nacional de Poesía Salomé Ureña y en 1997 el Premio Internacional de Poesía Odón Betanzos Palacios. Entre sus publicaciones figuran Destrucciones 1999, Los derrotados huyen a París, 2006 y Un kilómetro de mar, ganadora del Premio Casa de las Américas, 2015.

http://acostajose.blogspot.com

¿Cuándo?   Miércoles, 13 de mayo, 6:30 PM

¿Dónde?     NAC 1/202

 

To find out more about the MA Program in Spanish Please contact

Prof. Ángel Estévez, Director M. A. Program in Spanish

aestevez@ccny.cuny.edu

Adiós al querido escritor chileno, Pedro Lemebel

articles-3651_recurso_img2.thumb

Con todo cariño y pena por tu partida prematura, en tus palabras que reclaman de la opresión contra la Queeridad, “adiós Mariquita linda…”

Lo siguiente viene de Memoria Chilena, biblioteca digital de Chile:

“Pedro Lemebel fue seguramente el único escritor chileno que se maquillaba y usaba zapatos de taco alto, al menos en público. Maquillaje y tacones fueron parte de la propuesta contestataria de este escritor, que de ser un niño pobre criado a orillas de un basural y un artista travestido que usaba la provocación como herramienta de denuncia política, pasó a ser uno de los autores chilenos más comentados y exitosos de las últimas décadas.

“Pedro Mardones Lemebel, hijo de Pedro y Violeta, nació en 1952, literalmente en la orilla del Zanjón de La Aguada. Vivió en medio del barro hasta que, a mediados de la década siguiente, su familia se mudó a un conjunto de viviendas sociales en avenida Departamental. En ese medio, en el cual los niños tenían limitado acceso a la educación, ingresó a un liceo industrial donde se enseñaba forja de metal y mueblería y, posteriormente, cursó estudios en la Universidad de Chile, de donde egresó con un título de profesor de Artes Plásticas.

“Sus primeros acercamientos sistemáticos a la literatura ocurrieron en un taller literario a comienzos de los ochenta, donde empezó a escribir cuentos. También participó en algunos concursos menores, como el organizado por la Caja de Compensación Javiera Carrera, donde obtuvo un premio por su cuento “Porque el tiempo está cerca”, publicado en una antología de 1983. El autor tenía entonces 26 años y trabajaba como profesor de Artes Plásticas en dos liceos, de los cuales fue despedido ese mismo año, presumiblemente por su apariencia, ya que no hacía mucho esfuerzo por disimular su homosexualidad. Después de esa experiencia no volvió a hacer clases y decidió concentrarse en los talleres de escritura. Allí fue forjando redes intelectuales, políticas y afectivas, principalmente con escritoras feministas y de izquierda como Pía BarrosRaquel OleaDiamela Eltit y Nelly Richard, quienes lo acogieron y vincularon a instituciones que estaban a medio camino entre la cultura marginal de resistencia a la dictadura y la academia oficial.

“Sin embargo, su inserción en las filas de la militancia de izquierda fue problemática, ya que su homosexualidad tampoco fue bien recibida en ese círculo. La primera vez que usó sus famosos tacones fue en 1986, en una reunión de los partidos de izquierda en la Estación Mapocho, donde el escritor leyó su manifiesto “Hablo por mi diferencia”, ante una audiencia perpleja. Ese mismo año, Pedro participó con siete relatos suyos en la antología Incontables, editada por el taller de Pía Barros.

“En algún momento indeterminado de aquellos años revueltos, la vida artística de Pedro Mardones Lemebel tomó un giro sorprendente. Pasó del anonimato literario a la performance artística, al formar junto al poeta Francisco Casas el dúo “Las Yeguas del Apocalipsis”, que se caracterizó por irrumpir de manera sorpresiva y provocadora en lanzamientos de libros y exposiciones de arte, transformándose a poco andar en un mito de la contracultura. Para esa misma época, Pedro adoptó exclusivamente su apellido materno, dejando atrás el nombre con el que había firmado sus primeros trabajos literarios. De este modo fue dejando atrás al personaje teatral, para consolidarse definitivamente como escritor.

“En 1995 Lemebel publicó su primera colección de crónicas, La esquina es mi corazón y al año siguiente creó un programa en Radio Tierra, llamado “Cancionero”, donde leía crónicas ambientadas con sonidos y música incidental. A partir de entonces comenzó a convertirse en un cronista urbano que husmeaba por los pliegues más oscuros de la vida cotidiana chilena. En los años siguientes publicó Loco afán y De Perlas y cicatrices, nuevas recopilaciones de crónicas en las que se fue afianzando su singular voz literaria, que mezclaba lo barroco y lo marginal en un tono de provocación y resentimiento.

“Hacia fines de la década de los noventa, Lemebel -que ya era un personaje popular- se consolidó como figura literaria en el ambiente local y emprendió su proyección internacional. En el año 2001 incursionó en la novela con Tengo miedo torero, volumen que permaneció durante más de un año entre los libros más vendidos en el país, además de ser traducido a diversos idiomas. Posteriormente, continuó desarrollando su labor de cronista publicando títulos de crónicas como Zanjón de la Aguada y Adiós mariquita linda.

“Murió el 23 de enero de 2015, a los 62 de años de edad, aquejado de un cáncer a la laringe. Solo un par de semanas antes, había recibido un homenaje por parte de actores, artistas y escritores nacionales, al que asistió pese a encontrarse hospitalizado”.

Enlace a Manifiesto: Hablo por mi diferencia, por Pedro Lemebel

http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0041561.pdf

articles-3651_recurso_img4.thumb

Enlace a ConPedro por su casa, por Pedro Lemebel

http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0041561.pdf

“Fui Centinela tres años”

 

 

Fui centinela tres años

 

                                                       “ y me fui una noche de Los Jaquimeyes”

                                                         Teodosio Germosén

 

Trojes abandonadas            edredones sordos,

murmullo de niñas de mar         gobernalle en sombras,

elefantes mudos frente a un precipicio de mallas blancas,

 

Aroma de mujer perdido en el secreto cerrado del hospicio,

puertas entornadas,

visillos descuidados dejándola entrar como un halo templado de nervios

que me va contando de males,

de tu sabia de lavazas invadiendo por las grietas,

de los caballos de tu aroma viejo asentándose,

tirando de las marionetas de mis cabellos,  llamándome…

 

Yo solo soy esta presencia de niño.

¿Tendré un cuerpo sano

por debajo de este cuerpo de ortigas tiernas que despierto?

¿Unos ojos reales, unas manos adoradoras de males,

unas ingles calientes?

 

Suero de almizcle milenario bajándome hasta los labios,

haciéndome apretar los edredones,

rosándose las tráqueas contra las corambres del aire,

cayendo en la vigilia, como cae el muerto al fondo del establo

desde el cese furtivo de una ajada cuerda,

medio cuerpo huyendo como ladrones por los aposentos,

medio cuerpo de murmullos de loba

llamándome con sus aromas calientes

con sus metales en ascuas

con su presencia de hierbas – presencia de 20 males –

presencia de flores siniestras,

 

¿Dime, cómo te has deslizado hasta mi cuerpo?

 

Por las grietas, por los socavones de tierra, Por los pasojos de aire,

por la cisura de mis ingles humedecidas,

por las tinieblas huidizas que se acurrucan como niños

entre los edredones de vellón,

por entre  las rendijas, por entre los garitos dormidos del centinela

que abruma la noche con su camafeo,

 

en el cuerpo arqueado que se desturrona,

en las palmas inertes que ya rosan a los suelos imantados,

si me quieres todavía ven a buscarme.

 

 

Ya me habita tu olor temblando

Sacudiendo sus colibríes contra mi esqueleto

Y me va tragando, verso a verso,

va tomando todo, va guardándolo todo,

y se va de a poco abandonando, reculando, retrocediendo,

fundiendo en blanco…

El frasco de la vida (Julio Escalante-Fuentes)

Atitlán al atardecer

El frasco de la vida (para Terri)

Y corren los días…

Dulces, veloces y perfumados.

El calendario que cuelga tristemente,

En el gran muro de la vida,

Una lánguida bota sería,

Con suela carcomida por los caminos,

O gastada por los golpes cotidianos.

Pero los días corren y no conocen riendas,

Y se nos olvida a menudo que hoy,

Como ayer y mañana,

Lo mismo serán cuando dulcemente,

Emociones y recuerdos guardados,

En lo profundo del cartulario de la vida,

Den calor y repartan sonrisas,

En los que hoy amamos.

Calendarios, botas viejas y nuevas brisas

Cantarán con viejas voces felizmente,

Renovando el infinito día que es la vida.

Y nuevamente viviremos,

Aunque solo sea en un diminuto frasco

Donde se embotella toda la vida en un día.